Conservas Ortiz

Conservas Ortiz
La mejor calidad, gracias al respeto de la tradición

En Conservas Ortiz elaboramos nuestras conservas de forma artesanal y respetando las artes de pesca tradicionales.

El resultado se aprecia en el exquisito sabor y en la inconfundible textura de nuestros productos que marcan la diferencia.

La historia de Conservas Ortiz se remonta al siglo XIX

En 1942 José Ortiz y su hijo, José Antonio Ortiz, crearon la sociedad limitada, convirtiéndose en Conservas Ortiz S.A. en 1956.

En la actualidad, es la quinta generación de la familia la que se encuentra al frente de la empresa.

Conservas Ortiz respeta la tradición; respeta la costera según las mareas y la compra exclusiva de bonito del norte pescado con caña uno a uno.

Por eso, el cuidado del pescado que utilizamos es distintivo de calidad.

La elaboración de las conservas de primera calidad se manifiesta hasta en el cuidado de su presentación “de toda la vida”.

La anchoa, el producto estrella

Con el comienzo del siglo XX las Conservas Ortiz empiezan a andar por el mundo. Las conserveras fijaban su destino en Italia y en los países donde había inmigración italiana como Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

El producto estrella era la anchoa. La técnica de la conservación en salazón ( “alla vera carne”) fue traída por los italianos al Cantábrico, ya que sabían que era aquí donde podían encontrar los mejores ejemplares. De esta forma, podían preparar la semiconserva y enviarla a Italia.

Conservas Ortiz respeto a la tradición

Esta cercanía a los puertos, unida a tantos años de experiencia, es la que ha permitido crear la cultura que constituye la esencia y la filosofía de esta marca artesanal: buscar siempre la mejor calidad desde el máximo respeto hacia la tradición para ofrecer al consumidor productos sanos y naturales, que se adapten a sus gustos y preferencias.
Conservas Ortiz video corporativo de oficios

No se encontraron productos que concuerden con la selección.