Publicado el

Cómo cocinar el arroz de manera correcta

Cómo cocinar el arroz de manera correcta

En este post veremos algunos trucos y consejos para cocinar un arroz perfecto y los factores que influyen en su preparación. Como ya sabemos, existen diferentes tipos de arroz y cada uno de ellos tiene sus peculiaridades. Podemos cocinar arroz redondo, arroz bomba (porque se «abomba» durante la cocción y es perfecto para recetas mediterráneas), arroz largo (no se pega y queda bien en ensaladas o guarniciones), arroz basmati (tiene un aroma muy característica y queda genial en recetas exóticas y guarniciones), arroz integral (tiene un aspecto más oscuro y es muy rico en fibra), arroz thai (con un sabor suave y aromático), arroz salvaje (granos muy estrechos y oscuros se pueden mezclar con otros arroces), arroz ecológico (cultivado sin abono ni pesticidas, se asemeja al redondo y al bomba), arroz vaporizado (tratado con vapor de agua, adquiere un color dorado y va bien con ensaladas), etc. Si lo que queremos es cocinar una paella, lo que necesitamos es un arroz bomba o de grano corto. 

Tradicionalmente, cuando comenzamos a preparar las primeras veces el arroz, se aconseja que la proporción entre arroz y agua sea de 1:2, es decir, por cada taza que echamos de arroz, tenemos que vertir dos de agua. Sin embargo, hay especialistas que nos dicen que la cocción del arroz no se da siempre igual y que depende de factores como el recipiente y elegido para cocerlo y el material del que esté hecho, la evaporación del agua, etc. El tipo de arroz es otro factor muy importante. El integral, por ejemplo, necesita más agua para su cocción, y los de grano corto (como el redondo o bomba), necesitan un poco menos que la media recomendada. 

La Asociación de arroz de Estados Unidos, de hecho, recomienda las siguientes proporciones: para el integral [40-45 minutos de cocción] y el thai [15-20 minutos], por cada taza de arroz, una taza y tres cuartos de agua; para el salvaje [45-50 minutos] y el largo [18-20 minutos], por cada taza de arroz, dos tazas de agua; para el basmati [15-20 minutos], por cada taza de arroz, una y media de agua; para el arroz de grano corto [18-20 minutos], por cada taza de arroz, una y un cuarto de agua. 

Algunos consejos 

  • Además del tipo de arroz, también es muy importante la edad del arroz. Cuanto más «viejo» sea (porque puede dar la casualidad de que tenemos un paquete guardado desde hace unos años), más líquido necesitará y más le costará absorber los sabores.
  • Es importante no pasarnos con el tiempo de cocción.
  • Es preferible no lavar el arroz, sobre todo si vamos a preparar platos como el risotto. Sí podríamos hacerlo cuando queremos preparar sushi, pues el modo de preparación de este plato es bastante peculiar. 
  • El caldo del arroz es la clave. Si vamos a preparar un plato donde es necesario añadirlo (el cual se recomienda que sea caliente), tenemos que ser conscientes del líquido que ya tenemos previamente en el sofrito. 
  • No hay que remover el arroz para evitar que se pegue. Tenemos que dejar el arroz con su tiempo de cocción sin tocarlo. 
  • Si echamos el caldo en el sofrito antes que el arroz, lo ponemos a fuego alto, echamos arroz, esperamos a que hierva y bajamos al mínimo. Si por el contrario echamos el caldo sobre el arroz, lo ponemos a fuego medio hasta que hierva y después lo bajamos. 

Podemos preparar arroz en paelleras, cacerolas bajas, cacerolas altas o incluso en una sartén. Los expertos recomiendan un olla con tapa hermética para reducir la cantidad de evaporación y que el arroz no quede seco. 

Una sencilla receta para hacer un arroz blanco perfecto

En primer lugar echamos la taza de arroz en la olla. Después, agregamos la cantidad de agua indicada en función del tipo de arroz, con media cucharadita de sal, y lo ponemos a fuego medio. Los tapamos cuando el agua empiece a hervir. Recordad que no debemos removerlo. En este punto podemos añadir, si queremos, especias o ajo picado. Una vez que se cumpla el tiempo de cocción recomendado, ya podemos apagarlo y removerlo para garantizar una óptima textura.