Diferencias entre agricultura de residuo cero y ecológica

Diferencias entre agricultura de residuo cero y ecológica

La agricultura de residuo cero es una técnica de cultivo orientada a obtener un producto lo más natural posible libre de residuos fitosanitarios y pesticidas.

El agricultor obtiene cosechas más sanas y respetuosas con el medio ambiente. Es decir, la agricultura ‘residuo cero’ busca el equilibrio natural del ecosistema agroambiental. Y el consumidor tiene la seguridad de tomar alimentos y productos completamente saludables.

El residuo cero nació como consecuencia de la dificultad que presenta la agricultura ecológica para controlar algunas enfermedades en determinados cultivos o para controlar con efectividad grandes explotaciones.

La clave para conseguir un equilibrio natural en el medio ambiente es la Biotecnología, aplicación tecnológica que trabaja con sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos específicos. En el ámbito agroalimentario, la finalidad es obtener productos agrícolas de máxima eficacia y respetuosos con el medio ambiente.

La demanda de los supermercados en la búsqueda de productos libres de residuos ha aumentado de forma significativa en los últimos años

A estos productos de residuo cero se les denomina bioestimulantes y biofertilizates naturales, cuya aplicación obtiene cultivos más sostenibles que reducen el uso de productos químicos, contribuyendo en beneficios para la salud.

La agricultura de residuo cero es una técnica de cultivo que combina el uso de biofertilizantes con productos fitosanitarios, siempre respetando las normativas sanitarias enfocadas a obtener cosechas exentas de residuo.
Está basada en un sistema de producción que permite producir alimentos -especialmente frutas y hortalizas- de consumo fresco, sin residuos fitosanitarios.

Para la comercialización de los cultivos se debe cumplir la normativa del reglamento que regula los LMR (límite máximo de residuos que pueden contener los cultivos), estableciendo un amplio margen de seguridad.

Recurre a bioestimulantes, productos que estimulan el fortalecimiento inmune de las plantas y la lucha biológica contra las plagas.

Para conseguir arroces residuo cero se utilizan distintas estrategias, como el uso de insectos -que potencian la presencia de microorganismos que eliminan los residuos tóxicos- o el empleo de nuevas técnicas biotecnológicas basadas en la confusión sexual o la captura masiva, pero siempre respetando el equilibrio del ecosistema biológico.

Algunas de las materias que se utilizan son extractos vegetales y microorganismos que favorecen el desarrollo de la planta. También extractos aromáticos que atraen a insectos polinizadores, asi como aminoácidos vegetales que aumentan las defensas naturales de la planta.

RESIDUO CERO VS AGRICULTURA ECOLÓGICA

Tanto la agricultura ecológica como los productos de residuo cero buscan la sostenibilidad del ecosistema natural.

Hay que tener en cuenta que hay productos agroalimentarios de residuo cero que están compuestos por materias activas declaradas como no ecológicas debido a su procedencia -como los compuestos nitrogenados- pero que no generan residuos perjudiciales para el medio ambiente.

El cultivo ecológico tiene que cumplir normativas muy estrictas, con vistas a los productos destinados a la alimentación, evitando la utilización de productos que procedan de la síntesis químicas. Por ello, están adscritos a entidades Reguladoras con Sellos de Certificación.

En la agricultura ecológica no se pueden utilizar insecticidas, fungicidas o herbicidas de origen sintético, todos ellos deben ser de origen natural (extractos de plantas o aceites, p.ej.).
Tampoco se pueden utilizar fertilizantes minerales, deben ser estrictamente de origen orgánico.

Sin embargo, en la agricultura de Residuo Cero, la única regulación radica en que el producto final no contenga residuos fitosaniotarios.